Todo para su Baño Turco / Hamam

Una cabina de vapor difiere de una sauna finlandesa tradicional en que su temperatura es más baja y la humedad del aire superior. La humedad del aire llega a una saturación de un cien por cien, mientras que la temperatura se mantiene entre 40 y 45 grados. En lugar de la estufa de la sauna tradicional, la fuente de calor es un generador de vapor. Con la tecnología moderna, los baños de vapor pueden ser fácilmente instalados también en los hogares. Se ha de tener en cuenta, sin embargo, que la pared, el techo y todos los materiales deben ser completamente resistentes al agua.

La sala de vapor, de manera similar a la sauna tradicional, relaja los músculos, estimula la circulación sanguínea, ayuda a conciliar el sueño y proporciona alivio para muchos tipos de dolores y molestias. Inhalar vapor es el remedio tradicional para combatir los efectos del frío y para la congestión en particular.

Disfrute de momentos únicos de relax en un baño de vapor, una nueva sensación de Bienestar.